Apartamento rústico muy acogedor. Echamos de menos una terracita o balcón, pero por lo demás ideal para ir en familia, muy céntrico (junto a la Plaza de los Naranjos y frente al parque de la Alameda), y el servicio y trato del la dueña Dori perfecto. Para repetir y recomendar.